LA CATHÉDRALE

Autor: JAMES ENSOR

Título: LA CATHÉDRALE

AÑO: 1986

Técnica: AGUAFUERTE

Medida de la obra: 24 X 18 CMS

Resultado de imagen para LA CATEDRAL DE ENSOR DESCRIPCIÓN

 

 

James Ensor (Ostende, 13 de abril de 1860 – 19 de noviembre de 1949) fue un pintor belga que participó en los movimientos de vanguardia de comienzos del siglo XX y que influyó en el expresionismo y en el surrealismo. Vivió en Ostende casi toda su vida. Destacó por la originalidad de su obra. Se le relaciona con el grupo artístico Los XX.
El padre de Ensor, James Frederic Ensor, era un inglés nacido en Bruselas ​ que estudió ingeniería en Inglaterra y Alemania. ​ La madre de Ensor, Maria Catherina Haeghman, era belga. Ensor fue un mal estudiante, que abandonó la escuela a los 15 años de edad para comenzar a formarse con dos pintores locales. De 1877 a 1880, asistió a la Academia Real de Bellas Artes de Bruselas, donde uno de sus compañeros de clase fue Fernand Khnopff. Ensor expuso por vez primera sus obras en 1881. De 1880 hasta 1917, tuvo su estudio en el ático de la casa de sus padres. Los viajes que hizo fueron muy pocos: tres breves viajes a Francia, dos a los Países Bajos en la década de 1880 ​ y uno de cuatro días a Londres en 1892. ​

Durante la última década del siglo XIX, la mayoría de sus obras fueron rechazadas por escandalosas, especialmente su cuadro La entrada de Cristo a Bruselas de 1889, pero sus pinturas continuaron siendo expuestas y gradualmente fue ganando aceptación y renombre. En 1895, su cuadro “Muchacho con lámpara” (1880) fue comprado por los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica de Bruselas y tuvo su primera exhibición personal en la misma ciudad. ​ Hacia 1920, él participaba en grandes exhibiciones; en 1929 recibió el título de Barón del rey Alberto I de Bélgica y el compositor Flor Alpaerts le dedicó su “Suite de James Ensor”; en 1933 fue condecorado con la banda de la Légion d’honneur. Aunque en la primera década del siglo XX su producción de nuevas obras fue disminuyendo por concentrarse cada vez más en la música, a pesar que no tenía entrenamiento musical, era un hábil improvisador con el armonio y pasaba mucho tiempo tocando para sus visitantes. ​

En contra del consejo de sus amigos, se quedó en Ostende durante la Segunda Guerra Mundial a pesar del riesgo de bombardeo. En su vejez fue una honorable personalidad entre los belgas y su diaria caminata lo hizo un personaje conocido en Ostende. Murió en esta ciudad tras una breve enfermedad el 19 de noviembre de 1949.
Mientras las primeras obras de Ensor como Música rusa (1881) y Los borrachos (1883), muestran escenas realistas en un estilo sombrío, su paleta posteriormente se aclaró y prefirió temas progresivamente más extraños. Pinturas como Las máscaras escandalizadas (1883) y Esqueletos peleándose por un hombre ahorcado (1891) muestran figuras con máscaras grotescas inspiradas en las que se vendían en la tienda de regalos de su madre durante el carnaval anual de Ostende. Temas tales como carnavales, máscaras, marionetas, esqueletos y alegorías fantásticas son dominantes en la obra de madurez de Ensor. Él vestía esqueletos en su estudio y los plasmaba en coloridas y enigmáticas escenas sobre el lienzo, además de emplear máscaras como aspecto teatral en sus naturalezas muertas. Atraído por las formas, colores brillantes y el potencial de impacto psicológico de las máscaras, creó un formato en el cual podía pintar con total libertad. ​

Los cuatro años entre 1888 y 1892 marcan un cambio en la obra de Ensor. Éste adopta temas religiosos, frecuentemente los tormentos de Cristo. ​ Ensor interpretaba temas religiosos como un disgusto personal ante la inhumanidad del mundo. ​ En 1888 produjo cuarenta y cinco grabados, así como su más ambiciosa pintura, la inmensa La entrada de Cristo a Bruselas de 1888. ​ En esta composición, que elabora un tema tratado por Ensor en su dibujo Las aureolas de Cristo de 1885, una gran multitud carnavalesca con máscaras grotescas avanza hacia el observador. Dentro de la multitud pueden identificarse políticos belgas, personajes históricos y parientes de Ensor. ​ Cristo montado sobre un burro está casi perdido entre el tumulto; aunque Ensor era ateo, se identificaba con Cristo como una víctima de las burlas. ​ El cuadro, que mide 252,7 cm por 430,5 cm (99,5 pulgadas por 169,5 pulgadas), fue rechazado por Los XX y no fue expuesto públicamente hasta 1929. ​ Tras su controvertida exportación en 1960, la pintura se encuentra ahora en el Museo J. Paul Getty en Los Ángeles, California. ​ También conocida como La entrada de Cristo en Bruselas, es considerada “una precursora del Expresionismo del siglo XX”. ​

Entre sus escritos encontramos el siguiente alegato:
<< Siempre se quema aquello que se ha adorado. Tenemos que rebelarnos frente a las comuniones. Para ser artista hay que vivir oculto…..Cielos duros, cielos carentes de bondad y de amor, cielos cerrados a vuestros ojos, cielos pobres, cielos desnudos sin consuelo, cielos sin sonrisa, cielos oficiales, todos los cielos, siguen agravando vuestras penas, pobres despreciados, condenados a la zanja. Oprimidos bajo carcajadas y silbidos malignos, no podíais creer en la bondad de los hombres, en la clarividencia de los ministros, y los verdugos de los despachos os maltrataban. A veces, os moríais escupiendo contra las estrellas y vuestros esputos de desprecio constelaban el firmamento de los pintores de entonces…….>>

 

FUENTE;  WahooArt.com http://es.wahooart.com/@@/8BWRUV-James-Ensor-la-catedral